mercredi 23 novembre 2011

Mi amigo Norberto Griffa


Se publico lo siguiente cuando fallecio Norberto Griffa:
El director del Departamento de Arte y Cultura de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF), Norberto Griffa, falleció hoy a los 70 años, según informaron desde la institución que "lo despide con profundo pesar y agradecimiento por la labor realizada en pos del arte y la cultura en nuestro país".

Abogado de la Universidad de Buenos Aires y especialista en temas de filosofía, Griffa publicó numerosos trabajos en la temática. A partir de 1990 coordinó proyectos de creación de carreras que se encontraban en la intersección del arte, la ciencia y la tecnología a nivel terciario y, en 1999, lideró la creación de la Licenciatura en Artes Electrónicas de la UNTREF, que dirigió desde la fecha de su creación, en el 2000.

En la UNTREF ocupaba hasta el día de hoy el cargo de director del Departamento de Arte y Cultura y el de director académico de la Cátedra UNESCO de Turismo Cultural UNTREF/AAMNBA (Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes).

Aníbal Jozami, rector de la UNTREF se refirió a Griffa como un ejemplo por el entusiasmo, la honestidad intelectual y creatividad con la que se desempeñó hasta el último día.

Deseo decir que el fue un amigo entrañable para mi. Yo lo amaba y respectaba mucho por sus virtudes de pensador y de persona humana. El ha tenido un papel espetacular en el desarrollo del departamento de arte y cultura de la UNTREF y lo ha consolidado hasta el ultimo dia. Teniamos junctos el proyecto de un seminario sobre el futoro del arte y las bellas artes digitales.
La muerte de Norberto Griffa significa para mi y muchos otros artistas, pensadores y estudiantes de multimedia una pérdida y una tisteza inmensas.
Asi encontramos la muerte en el camino del arte de manana. No debemos olvidar a Norberto.

1 commentaire:

  1. La sensasión que ha dejado la muerte de Norberto es indescriptible e irrepetible. Con él se ha ido una cualididad sublime en los múltiples estadíos de la existencia. Es irremplazable . Imborrables son las huellas que su prolífica vida creó. Su capacidad de escucha, de ceder la palabra al otro es lo que lo imposibilita su olvido. El ya no está con nosotros, pero sí en nosotros.

    María de los Angeles Ruiz

    RépondreSupprimer